La preocupación de hombres y mujeres por el aspecto, la belleza y la higiene no es algo exclusivo de nuestros días, sino que ya estaba bien presente en la antigüedad.

Los egipicios fueron los primeros que consideraron el perfume como parte de su cuidado personal y elemento imprescindible en su tocador. En el Antiguo Egipto se incorporaban aceites esenciales en el agua del baño junto con cítricos así como aceites perfumados para cuidar la piel ya que a causa de las altas temperaturas y la baja humedad del ambiente las pieles se secaban rápidamente.

Plinio decía:

“El perfume tiene como característica ser la más superflua de las manifestaciones del lujo; las perlas y las joyas acaban perteneciendo a los herederos de sus dueños, y las ropas duran cierto tiempo, pero los perfumes pierden rápidamente su aroma y mueren a las pocas horas. Su principal cualidad es que cuando pasa una mujer, su aroma puede llamar la atención de otras personas, incluso de quienes están ocupado en otras cosas. ¡Y cuestan más de 400 denarios la libra! Todo ese dinero se paga para dar placer a otros, ya que la persona que unas el perfume no lo huele”

METOPIUM: Aceite egipcio de almendras amargas, al que se añade onfacium, cardamomo, junco, cálamo, miel, vino, mirra, semilla de bálsamo, gálbano y resina de Terebinto. Era intenso y fue adoptado por los fenicios

MEGALIUM: Se hace de aceite de gálbano, cálamo, junco, madera de bálsamo, canela y resina. Una peculiaridad de este perfume es que se remueve mientras hierve hasta que deja de oler; frío de nuevo recupera su aroma.

EL EGIPCIO: Era un perfume fuerte y duradero en el que predominaban el olor de la canela y la mirra. Como casi todos los perfumes caros era incoloro, el que tenía 8 años de antigüedad era mucho más apreciado que el reciente.

EL MENDESIANO: Originario de Mendes, en el Delta. Es un perfume fuerte de aceite de balanos, mirra, casia, resina y a veces, algo de canela. Es bastante parecido al egipcio.

SUSINUM (Perfume de Lirio):Este perfume era el más líquido de los aceites perfumados, y su perfume era apropiado para hombres.

IRINUM: Este constaba solamente de aceite base mezclado con flores de iris maceradas, solían teñirlo de rojo con alkanna tinctoria (tres años después de su recolección) Este perfume ganaba con el tiempo y al parecer su mejor momento era a los 20 años de fabricado.

KYPHI: es el perfume más recordado y conocido de entre los que fabricaron los egipcios, no era uno de los ungüentos sagrados, se utilizaba igualmente como inductor del sueño, por lo que podría considerarse como el precursor de la aromaterapia, era también usado por la gente para perfumar sus casas y sus ropas, y para combatir el mal aliento, también se usó para aliviar el dolor de cabeza y la epilepsia, el dolor de oídos, y el dolor de estómago e hígado.

Estos aceites o ungüentos se guardaban en ungüentarios que podían ser de cristal o alabastro. Estos pequeños recipientes llenos de aromas se guardaban en pequeñas cajas de madera para poder transportarlos durante los viajes y que no sufrieran daño alguno. En las excavaciones realizadas se han podido encontrar alguno de estos ungüentarios con más de 2.000 años perfectamente conservados y, en algunos, incluso quedaban restos de los productos que contenían.

Sabemos que los egipcios contaban con dioses para casi todos los aspectos de su vida cotidiana y para el Mas Allá. En el caso de los perfumes, también tenían sus patrones.

El dios que se tiene como patrón de los perfumes es Nefertum, dios habitualmente representado como un niño, o un joven surgiendo de una flor de loto, en clara referencia al ciclo solar puesto que esta flor se abre al amanecer, orientada al este y se cierra y desaparece bajo el agua en la oscuridad, su nombre significa simplemente “El Loto”.Imagen